Herramientas para escribir

18 perfiles adolescentes que puedes usar en tus novelas

A veces cuesta pensar en el perfil de personaje que necesitas para tus historias. Lo más difícil de escribir es dar vida a un personaje. Sin embargo, tienes muchos ejemplos en los que basarte. En películas y las novelas, (en este caso hablo de novelas juveniles), se reflejan muy bien esos perfiles de personajes en los que puedes encontrar una idea de la que tirar.

Hoy te traigo una lista de 18 perfiles adolescentes que puedes usar en tus novelas y que se repiten una y otra vez en diferentes historias. Esta lista puede ayudarte a decidir qué tipo de personaje necesitas. Puedes coger el perfil que te describo de cada uno de ellos y darle una vuelta de tuerca para crear un personaje único y diferente, o escoger varios de los perfiles y adaptarlos a tu novela como secundarios, por ejemplo. Las posibilidades son infinitas 😉

El abusón

El típico pegón del colegio que se mete con los demás. Le gusta que le teman porque se siente poderoso. Sin embargo, ese comportamiento se debe a que tiene problemas en su entorno, normalmente familiar. Puede que no se sienta valorado en casa, que lo traten de inútil, que la madre no le haga caso, etc. Por norma, cualquier personaje que se cree más que los demás tiene un pasado lleno miedos y malos momentos. La violencia no debe ser gratuita en una historia.

El callado

El que pasa desapercibido porque no le gusta llamar la atención. Es un tipo de personaje que tiene problemas de inseguridad, es cobarde para enfrentarse al resto. En las clases no sobresale por sus notas pero tampoco suspende. Es de los que busca un grupo donde encajar.

El deportista

El guapo vacilón al que se le da bien el deporte y tiene admiradoras y admiradores que le siguen. No soporta que alguien le diga NO a algo que quiere. Se burla de los que no son como él, los cree débiles e inferiores. Tiende a aprovechar su status para conseguir lo que desea.

La popular

Es la chica guapa. Se le da bien ser animadora o simplemente destaca por su hermosura. Es la niña mimada de los padres, lo tiene todo, incluso admiradoras que la siguen y a las que ella usa como sirvientas. Se burla de las demás chicas. Sin embargo, a las que considera sus amigas, también las trata con inferioridad. Siempre quiere tener la razón. Su principal motivo de existencia es ir a la moda y llamar la atención, sobre todo de los chicos.

El bocazas

No calla nunca y como mucho tiene un amigo. Nadie lo soporta porque habla como un sabelotodo. Es incapaz de enfrentarse en una pelea y siempre sale corriendo. No es aceptado en ningún grupo, o si lo aceptan, encaja en el grupo de los llamados: perdedores.

La chica dura

Viste como un chico: pantalón corto, camisas, pelo rapado o peinado teñido de colores. Sabe defenderse de los insultos de otros, incluso puede pelearse para evitar ser humillada. Puede ser lesbiana o no. Suele ser independiente y estudia porque quiere ser alguien en la vida.

La chica nueva

Si es guapa, es posible que la popular se acerque a ella; si es medio guapa, intentará encajar en un grupo y posiblemente algún chico se acercará a ella. Si no congenia con la chica popular, suele haber un enfrentamiento entre ambas que desemboca en el típico trío amoroso. La chica nueva suele ser más permisiva que la popular y puede llevarse bien con el resto de alumnos lo cual provoca ciertas envidias.

La fea

La chica que ya de entrada es marginada por su aspecto. Se juntará con otras chicas que no encajan en los grupos más populares, pero que sea fea no significa que no pueda ser inteligente o que pueda tener otras cualidades. El riesgo que corre si muestra esas otras cualidades es que otros alumnos se aprovechen de ella para luego traicionarla.

El listo

Es el inteligente y empollón, y a la vez friki. Se junta con otros frikis. Juega a los videojuegos, a juegos de mesa de rol, y a todo lo referido con historias inventadas. Suele ser el centro de burlas y a menudo de envidias.

El raro

Hace fotos, no necesariamente para la revista del colegio, es su pasión, pero eso lo lleva a meterse en problemas al fotografiar a personas sin el consentimiento de estas. Es el personaje que no encaja del todo con el resto pero es el que esconde algo y el que puede que más adelante sea el antagonista. Puede tener otra clase de hobbies, no solo la fotografía. Puede gustarle ir a cazar con su padre, por ejemplo, o coleccionar cosas raras como uñas de pies y manos, o disecar pájaros, etc. Su psicología lo relaciona con la muerte y con la invasión de la privacidad.

El obeso

Es el principal centro de burlas por su aspecto. Le tiran los libros cuando camina por los pasillos. En clase no paran de meterse con él o tirarle de la silla. Se desahoga del estrés engullendo más y más comida. Puede tener un amigo. Es un personaje siempre depresivo porque su aspecto no le gusta pero tampoco es capaz de ponerle remedio.

La gótica

Viste diferente pero aprovecha para estudiar y labrarse un futuro. Suele mantenerse al margen de los demás, aunque por dentro está deseando tener una amiga o un amigo con el que poder compartir cómo se siente. Ve el instituto como una jaula donde sobrevive el más fuerte. Desea terminar cuanto antes los estudios para dejar atrás el lugar donde vive e ir a la universidad.

El chivato

Es el que se chiva a los profesores para obtener el reconocimiento de los adultos. Piensa que lo que hacen los demás está mal y no ve sus propios defectos. Sus amigos son los adultos pero a menudo se siente solo.

El marginado

El típico personaje que no encaja en los grupos. Suelen llamarle raro. Se junta con los que son como él y habla de la vida, de cómo será su futuro cuando dejen el instituto, de lo que hará cuando sea mayor de edad, etc.

La luchadora

Se rebela contra algo: la producción masiva de plásticos, la protección de los animales, el cambio climático, etc. Está metida en asociaciones e intenta concienciar al resto del mundo para que colaboren y respeten el planeta. Siempre lucha por una causa que cree justa.

El chico gay o la chica lesbiana

Normalmente tienen amigos del sexo opuesto. Tienen a alguien que les gusta, pero no se atreven a decírselo por miedo al rechazo. Se acercan a ese personaje en calidad de amigo o amiga para tantear el terreno. A veces reúnen el valor suficiente para declarar su amor a la persona que les gusta.

El mejor amigo y la mejor amiga

Suele ser el personaje que acompaña al principal protagonista en la historia. A veces esta amiga está enamorada del prota pero no se atreve a decírselo porque si lo hace teme perder su amistad. Se encuentra en un dilema constante.

El artista

El artista es el típico personaje que siente pasión por la música, la pintura o cualquier otro tipo de arte. En su arte refleja el mundo tal y como lo ve. Los que no entienden su forma de pensar se burlan de su arte, pero el artista sigue adelante porque el arte es su pasión y forma parte de vida.

Estos 18 perfiles de adolescentes son ejemplos que puedes usar en tus historias. No son perfiles cien por cien exactos, hay muchísimas variables, pero son lo que he ido conociendo a través de libros y películas. Obviamente, aquí no están todos los perfiles que existen, pero he intentado destacar los que más se encuentran al leer o viendo cine.

Crear fichas de personajes te permitirá tener una visión general de cada perfil que elijas para usarlo en tu novela.

¿Conoces algún perfil más? ¿Has utilizado en tus novelas alguno de ellos?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *