Herramientas para escribir

Cómo crear un personaje de novela 3: el pasado

En este tercer artículo voy a continuar contándote qué tienes que hacer con esos 3 adjetivos de los que te hablé la semana pasada para continuar con esta serie de post sobre cómo crear un personaje de novela.

Los 3 adjetivos sirven para mucho más que para empezar a conocer a tu personaje. No basta con haber analizado una pequeña parte de cómo puede ser el personaje, si no que ahora también necesitas descubrir por qué el pianista es constante, hogareño y solitario. Y la respuesta se esconde en su pasado.

Como escritora, tendrás que ser capaz de meterte en la piel de tus personajes y viajar hasta su infancia, porque es en ese periodo donde las vivencias del protagonista te mostrarán por qué el personaje es constante, hogareño y solitario.

Es posible que la entrevista al personaje te haya dado algún dato sobre su pasado, pero hay que profundizar.

Para obtener ese pasado crea una ficha de personaje con las preguntas más básicas: nombre, dónde vivió (o vive), si tiene a sus padres, si vive con ellos, cómo es su madre, cómo es su padre, si tiene hermanos, cómo vivió su infancia en casa y en el colegio; si vive con un tío suyo o fue un niño adoptado, etc. Para rellenar una ficha puedes empezar a analizar a este personaje protagonista. Este artículo sobre 18 perfiles adolescentes puede darte algunas ideas.

De entrada, un pianista ha recibido estudios, con lo que ya tienes un hilo del que tirar y hacerte preguntas. ¿Ha nacido dentro de una familia bien? ¿Es adoptado? Si es adoptado, ¿por qué lo adoptaron? Tira del hilo, escarba en ese pasado y descubre por qué el protagonista es constante, hogareño y solitario.

Volvamos a ponernos en la piel de la psicóloga. ¿Qué podría provocar la constancia de este personaje? Si buscas qué es la constancia, la definición es: firmeza y perseverancia en las resoluciones y en los propósitos. A partir de esta definición podrías deducir que alguien perseverante posiblemente habrá intentado sobresalir en algo para demostrar a los demás que es capaz de hacerlo. Es posible que el pianista sufriera el rechazo de las personas que lo rodeaban: compañeros de colegio, profesores, familia… Y que él se esforzara todo lo que podía para demostrar que era capaz de escribir una partitura. Por lo tanto, es un personaje que no se rinde fácilmente.

¿Y por qué es hogareño? Si le gusta el hogar podría deberse a que sus padres no le apoyaron para que se dedicase exclusivamente a la música, pero después de casarse y ser independiente, podría sentir que su hogar es su lugar seguro, donde él se siente libre para crear.

¿Y la soledad de dónde le viene? Creo que no hace falta un análisis profundo en este caso. Una persona que se dedica a crear necesita ese espacio privado en el que poder pensar sin ser interrumpido.

Ya lo ves, mediante los 3 adjetivos puedes extraer el pasado del personaje. Puedes escribir el pasado a modo de ficha o crear un diario. Este último formato es el que yo uso porque para mí es más divertido que rellenar una ficha de personaje.

Puedes empezar un diario de personaje de esta manera: Me llamo Alejandro, tengo 35 años y vivo con mi mujer y mi hijo. Paso la mayor parte del tiempo encerrado en mi despacho, componiendo. Cuando mi hijo tiene un berrinche por una tontería me irrito y le echo la bronca a mi mujer por descuidarlo. A veces, no abandono mi despacho hasta la hora de la cena. Cuando mi mujer me habla apenas escucho lo que me dice porque en mi cabeza tengo el ritmo de las notas de piano. Nadie me apoyó nunca en mi iniciativa para componer música y me decían que era un sueño imposible porque tengo un defecto genético y tiendo a olvidar con facilidad las notas. Pero le voy a demostrar a todo el mundo que puedo alcanzar mi sueño; voy a triunfar.

Este es solo un ejemplo de cómo crear tu diario de personaje y lo puedes escribir incluso con los secundarios más importantes. Es una buena manera de entrar en sintonía con el protagonista y de ponerte en su piel, de empezar a sentirte como él se siente.

¿Te habías planteado alguna vez analizar de esta manera a tu personaje principal? ¿Vas a poner en práctica estas pautas para ver si te funcionan?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *