Herramientas para escribir

Cómo crear un personaje de novela 6: los problemas

Los problemas son, en parte, las consecuencias de la creencia limitante, y los que se interpondrán en el camino del personaje como obstáculos para que no consiga hacer realidad su deseo de ser un triunfador.

En el artículo de las creencias limitantes seguro que viste los posibles problemas que le iba a comportar al pianista su forma de pensar y su forma de luchar por sus deseos. El protagonista de cualquier historia no siempre sabe lo que quiere, y es frecuente que la necesidad se interponga frente al deseo. El deseo es algo externo y la necesidad es interna, y son distintos.

¿Cuál es el deseo del protagonista? Triunfar componiendo partituras. ¿Cuál es su necesidad interna? La respuesta saldrá después de este análisis previo donde vamos a descubrir los posibles problemas a los que se enfrentará el protagonista en función de la creencia limitante que surgió de su pasado y de las nueve escenas previas.

Resumen de las nueve escenas y el pasado del personaje:

  • El pianista toca una y otra vez varias notas, buscando la sincronía de la melodía, sin descanso.
  • La mujer mira el reloj de la cocina: son las 15. Las velas de la tarta casi se han fundido y su marido aún no ha salido de su estudio.
  • Él siempre está en casa, encerrado, pensando en su música.
  • Cuando viene alguna visita tiende a rehuirla diciendo que está ocupado.
  • No hace planes con nadie, excepto si alguien se interesa por su trabajo.
  • Muchas veces ha dormido en su despacho. Ha pasado muchas noches en soledad sin importarle nada más que conseguir componer.
  • Se enoja muchísimo cuando le interrumpen.
  • A veces se olvida hasta de comer.
  • Cuando su mujer le habla apenas escucha lo que le dice porque en su cabeza tiene el ritmo de las notas de piano.

A partir de este trabajo previo, ¿cuáles serán los problemas que se derivan?

Crea una lluvia de ideas en función de los problemas que se ven a simple vista. Esta fase creativa te permitirá profundizar aún más en los problemas que no son tan evidentes. Por ejemplo: la mujer del protagonista tomará la decisión de separarse de él al ver que a su marido solo le importa componer música. Él se quedará solo y a partir de entonces mirará su entorno de otra manera. Ya no tendrá a su mujer cocinando y avisándole de que la comida está en la mesa; ya no habrá nadie que se ocupe de la casa; ya no habrá nadie en la cama, a su lado; y se dará cuenta de que, como consecuencia de estos cambios, él ha perdido la inspiración para componer partituras porque siente que añora a su familia, y esa añoranza es su necesidad interna.

Para completar este ejercicio, además de crear una lista de problemas, crea otra lista de las posibles soluciones, con lo que obtendrás diferentes escenas para presentar al personaje y mostrar al lector cómo soluciona sus contratiempos.

¿Te resulta complicado ponerle problemas a tus personajes? ¿Cómo les complicas la vida para que se vean personajes realistas?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *