Herramientas para escribir

Cómo encontrar tiempo para escribir

Esta es la gran pregunta que todas las escritoras nos hemos formulado alguna vez. No hay una respuesta fácil, pero si quieres saber cómo encontrar tiempo para escribir, tendrás que aprovechar todos los momentos disponibles de tu vida.

Todas tenemos una vida que se compone de familia, amigos, hijos, compromisos y trabajo. Mi día y tú día tiene las mismas 24 horas, y no es sencillo marcarte una rutina para encontrar ese tiempo que te falta. Entonces, ¿por dónde empezar?

Localiza tus rutinas

Para localizar esos momentos de tu día a día puedes empezar por anotar tus rutinas. ¿A qué hora de levantas? Aquí puedes encontrar tu primer tiempo para escribir. Si sueles levantarte a las 8h, puedes poner el despertador a las 7.30h y escribir durante media hora mientras desayunas. Cuando lleves un mes y tengas esa rutina establecida, puedes incrementar ese tiempo de escritura en 15 minutos o 30, lo que supondrá levantarte antes.

Recuerda: el tiempo que dedicas a hacer una cosa se lo estás quitando a otra. Hay personas que son multitarea y hacen muchas cosas a la vez, sin embargo, con la escritura no es efectivo. Por tu cabeza pueden pasar millones de ideas, pero si no pones orden no sabrás ni por dónde empezar a anotar, y menos a escribir.

Planifica

¿Pero qué sucede si ya tienes un horario de trabajo fuera de casa que te obliga a levantarte a las 5 de la mañana? Solo te queda la tarde para escribir. En mi caso también es así, ya te hablé de ello aquí.

No obstante, no es tan sencillo ponerte a escribir con este horario porque: sales cansada de trabajar, no tienes ganas de ponerte a hacer la comida, tienes que recoger la casa, hacer camas, lavadoras, limpiar… Si este es tu caso, planifica igual que planificarías una novela.

A veces, te acostumbras tanto a una rutina que te olvidas de que esa rutina se puede hacer de otra manera. Puedes hacer la cama cuando te levantes, por ejemplo, y puedes decidir limpiar el fin de semana. Puedes poner una lavadora mientras cocinas. O dejar la comida hecha para el día siguiente… si te lo propones, puedes sacar tiempo para escribir.

Si tienes hijos, aprovecha esos momentos en los que están jugando o echando la siesta, por ejemplo. También puedes quitarle tiempo a las redes sociales y aprovecharlo para escribir. O cuando llega la noche, en vez de ponerte frente al televisor, ponte a escribir.

Aprovecha cada momento: cuando estás en la sala de espera del médico; cuando esperas al bus, tren o metro. Hay infinitos momentos que se pierden haciendo otras cosas en vez de aprovecharlos para lo que realmente quieres hacer: escribir.

Escribe 15 minutos

Es posible que te cueste ponerte a escribir todos los días al no tener una rutina de escritura establecida. Por suerte, siempre hay soluciones que puedes aplicar.

Empieza escribiendo 15 minutos, o 5, si quieres, pero empieza. Verás que a medida que le vayas cogiendo el ritmo y las ganas aumentarás el tiempo de escritura.

Si te cuesta establecer rutinas, es recomendable que empieces con poco tiempo, porque ese ‘poco’ es asumible. Puedes usar un temporizador de cocina o un cronometro para calcular el tiempo que le dedicas a la escritura. ¿Pero sabes lo mejor? Que después de haber cumplido con tu tiempo de escritura puedes recompensarte. ¿Cómo? Con lo que más te guste: comer un trozo de chocolate, salir a pasear con el perro, ponerte a leer… Piensa en lo que más te apetece y recompénsate por el esfuerzo.

Escribe con pomodoros

La escritura en pomodoros es divertida. Esta técnica, que inventó Francesco Cirillo, te ayuda a enfocarte en una sola tarea durante un tiempo determinado. Administrar tu tiempo en pomodoros de 25 minutos es útil y productivo y solo necesitas un cronómetro o temporizador de cocina. El funcionamiento es el siguiente:

  1. Elige una tarea para completar, ya sea una escena de tu historia, el desarrollo de un personaje, la idea básica que te ronda por la cabeza, etc.
  2. Programa el temporizador a 25 minutos.
  3. Trabaja en la tarea durante esos 25 minutos, enfocando toda tu concentración en lo que estás haciendo.
  4. En cuanto suene la alarma del temporizador, tómate un descanso de 5 minutos. Puedes hacer estiramientos, preparar una infusión, beber agua…
  5. Repite los pasos del 1 al 4.
  6. Después de cumplir con cuatro pomodoros de 25 minutos, toma un descanso de 20 minutos y vuelve a empezar.

Lo bueno de trabajar con pomodoros es que no es necesario que habilites 25 minutos para escribir, puedes trabajar con 5, 10, 15 o 20 minutos, lo que tú consideres que te va a ir mejor para empezar a establecer una rutina y sacar ese tiempo que necesitas.

Escribe bajo presión

Quizá eres de esas personas que necesitan un compromiso para ponerse a escribir y estar bajo presión es tu acicate para ayudarte con esa tarea. Comparte tus logros en Twitter, (es una red social que funciona muy bien para esto), y cuenta, cada día, cuántas palabras has escrito, ya sean cien o mil. La cuestión es comprometerte a escribir y conseguir ese tiempo que estás buscando para crear historias.

Divide las grandes tareas

Si te planteas escribir esos 15 minutos pero piensas que una novela te va a llevar mucho tiempo, puedes empezar escribiendo relatos, que no requieren tanto tiempo y son fáciles de terminar. Puedes dividir la tarea en varias fases: piensa en la idea del relato y escribe lo que se te ocurra (15 minutos). Desarrolla un pequeño argumento (15 minutos). Escribe el relato (15 minutos). Revisa el relato (15 minutos). Y en pocos días habrás terminado esa historia. La motivación aumenta cuando se terminan las tareas 😉

Agrupa tareas

El sistema de agrupar tareas similares también ayuda a establecer rutinas eficaces. En el caso de la escritura puedes empezar por anotar todas las ideas que se te vienen a la cabeza para esa nueva historia que quieres escribir. Otro día puedes crear varias fichas de personajes, o dedicarle tiempo a algunas escenas, hacer una lista de conflictos y obstáculos que tu protagonista deberá superar, pensar en las relaciones que tendrá ese personaje con otros personajes, etc.

Agrupar tareas es un buen sistema que te ayuda a la hora de planificar, ya que la planificación se rige principalmente por hacer listas, como las ya mencionadas, antes de crear la escaleta de la historia.

En la mayoría de las ocasiones, no se trata de cómo encontrar tiempo para escribir, sino del esfuerzo que tú hagas por empezar con esa aventura.

¿Has encontrado tu tiempo de escritura? ¿Cómo te organizas?
Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *