Herramientas para escribir

Cómo evitar verbos abstractos en tus frases

¿Has sentido alguna vez que algo falla en tu escritura? ¿Piensas que las frases no te quedan del todo bien, que el texto no fluye al leerlo? ¿Qué es lo falta?

Hay varios motivos por los que tus textos no te enriquecen como pensabas que lo harían. Escribir es fácil, pero conocer la gramática es un poco más laborioso porque siempre hay textos que se pueden mejorar, y conocer los verbos abstractos te ayudará ver qué puede estar fallando en tus frases.

Los verbos abstractos, también llamados verbos comodín, son aquellos que no concretan una acción y crean frases imprecisas que pierden calidad a la hora de leer. Por eso es mejor utilizar los verbos de acción que, tal y como se indica, son verbos que determinan una acción y la lectura se vuelve más fluida y específica.

Vamos a ver un texto de ejemplo utilizando verbos abstractos:

Eva está haciendo una lluvia de ideas en su cuaderno. Sabe hacer un desarrollo para una historia porque hizo un curso sobre escritura. Le gusta hacer una planificación previa de la historia antes de ponerse a escribir. Hacer personajes le encanta y pone mucha atención a sus características personales.

¿Has notado algo raro en este texto?

A veces, mientras escribes, utilizas esos verbos comodín que no terminan de concretar una acción, ya que abarcan un significado abstracto y no explican con exactitud lo que quieres comunicar.

Tipos de verbos comodín:

Hacer, decir, poner, haber, tener, ser, dar, parar…

En el ejemplo de Eva hay bastantes verbos que se pueden rectificar por otros más concretos. Si cambias estos verbos abstractos, por verbos de acción concretos, el texto se enriquece.

Eva está escribiendo una lluvia de ideas en su cuaderno. Sabe desarrollar una historia porque acudió a un curso sobre escritura. Le gusta planificar la historia antes de lanzarse a escribir. Crear personajes le encanta y presta mucha atención a sus características personales.

¿Has visto la diferencia entre textos? Añadiendo verbos de acción la narración se vuelve más fluida y concreta.

A continuación te dejo una tabla con algunos ejemplos más de verbos abstractos y de verbos de acción:

Verbos comodín o abstractosVerbos de acción concreta
Poner atenciónPrestar atención
Dar una palizaPropinar una paliza
Tener una enfermedadContraer una enfermedad
Hacer dañoCausar daño
Hacer una fiestaCelebrar una fiesta
Hacer un túnelExcavar un túnel
Hacer un cuadroPintar un cuadro

Analiza tus textos y sustituye esos verbos comodín por verbos concretos para precisar la acción de tus frases. Conocer este simple truco mejorará muchísimo las frases de tus textos.

Pero, como siempre, hay excepciones. En ocasiones, verás que no hay un verbo de acción que puedas añadir para substituir ese verbo comodín. En esos casos tienes dos opciones: o dejarlo tal cual o volver a leer esa frase e intentar quitar ese verbo abstracto de otra forma.

Te pongo un ejemplo que ya hemos visto en el texto de más arriba:

«Sabe hacer un desarrollo para una historia porque acudió a un curso sobre escritura».

«Sabe desarrollar una historia porque acudió a un curso sobre escritura».

Esta es otra forma de intentar sacar esos verbos abstractos de tus frases para que al leerlas suenen mejor.

Al principio, puede parecerte una tarea titánica revisar tu texto en busca de estos verbos comodín, pero se volverá más fácil a medida que acostumbres a tus ojos a localizarlos. Pruébalo y me lo cuentas 😉

Si escribes en Word puedes hacer una búsqueda rápida desde la pestaña Buscar. Para este ejercicio te recomiendo coger el diccionario, así podrás solventar las dudas que tengas respecto alguna palabra que no termines de entender.

¡Qué empiece la caza! 😀

¿Conocías los verbos comodín? ¿Tus frases suenan tan abstractas como las de los ejemplos?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *