Diario de escritora

Cómo hacer frente a la falta de inspiración

¿Cómo hacer frente a la falta de inspiración? Seguro que te lo has preguntado en más de una ocasión porque sientes que no siempre fluye cuando tienes intención de escribir.

Si llevas un tiempo siguiéndome en el blog, ya sabrás que he asistido a varios talleres de relatos en varias bibliotecas. De todas esas clases, siempre saqué algún aprendizaje. Eran clases impartidas por otros escritores que llevan años en el oficio y hoy te voy a hablar de lo que me enseñó Silvia Soler Guasch, periodista y escritora, en su primera clase. Nos dijo que: la inspiración no existe.

Posiblemente, hayas oído esa frase un montón de veces, pero es que es cierta. Hay días en los que sientes que las emociones están más activas y eres capaz de escribir frases increíbles, pero no siempre es así.

Y eso no depende de la inspiración, sino de tu estado de ánimo. Si hoy te sientes triste, es posible que no se te ocurra qué escribir, igual que si te sientes enojada o tienes algún problema en el que no dejas de pensar. Las emociones juegan un papel importante a la hora de decidir centrar tu atención en la escritura, y por eso se dice que la inspiración no existe, existen tus ganas y fuerza de voluntad.

Silvia, para demostrarnos que la inspiración no existe, nos hizo hacer un ejercicio: escritura automática.

¿Qué es la escritura automática?

Es un proceso escritura que no proviene de los pensamientos conscientes y consiste en situar el lápiz sobre el papel y empezar a escribir, sin más, dejando fluir los pensamientos y escribiendo todo lo que se te pasa por la cabeza.

Sin embargo, para el ejercicio, la profesora nos ayudó con un estímulo: una fotografía en la que se veía un árbol deshojado, un par de ventanas con los cristales rotos y, al fondo, una habitación oscura. Nos dio 10 minutos de reloj para que escribiéramos cualquier cosa que nos evocara esa foto, podía ser un recuerdo o una historia. Esto fue lo que escribí sin sentirme inspirada:

El viento sacudía la habitación oscura y vacía desde hacía más de cincuenta años. La casa había sido abandonada tras la guerra, dejada de lado como un bosque en sombras. Solo el árbol seco, testigo de sucesos crueles y macabros, cuidaba de la finca. Lástima no haber tenido pies para salir corriendo también, temeroso de las bombas que agujereaban el suelo y lo salpicaban de barro y piedras. Aunque no se había librado de las balas, marcas que continuaban visibles en su tronco.

Silvia nos dijo que, aunque lo que escribimos durante el ejercicio en clase no tuviera ningún valor, siempre habrá alguna buena frase que te lleve a encontrar una nueva idea con la que trabajar.

Te dejo algunos consejos para hacer frente a la falta de inspiración.

Estimula tu mente con fotografías

Ya lo has visto. Una imagen vale más que mil palabras. El estímulo visual es muy potente y te permite dejar volar tu imaginación sin limitaciones.

Acude a ejercicios de escritura creativa

En este enlace te dejé 20 ejercicios de escritura creativa para estimular tus ideas en busca de una historia.

¿Tú falta de inspiración se debe a un bloqueo?

Ya te hablé de los bloqueos y de cómo superarlos en otro artículo.

Si quieres escribir puedes hacerlo sin excusas y sin necesidad de estar inspirada. ¡Haz la prueba! Rompe ese tópico y ponte a trabajar. Escoge una imagen y practica la escritura automática. Luego, busca esa frase que dé lugar a una idea mejor. Sácale partido a este ejercicio cuando no sepas qué escribir.

¿Has probado la escritura automática? ¿Crees que la inspiración no existe o sí existe?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *