Diario de escritora

Cómo organizar tu sesión de escritura

Hacía mucho tiempo que pensaba en cómo organizar mis sesiones de escritura, pero no sabía por dónde empezar. Tengo tantos proyectos y tantas cosas por hacer que mi cabeza era una batiburrillo de ideas que iban y venían, sin centrarme en crear una rutina. No obstante, tuve que ponerme en serio y organizarme para ser 100% productiva si la finalidad es sacar esos proyectos adelante. Dicen que escribir es un trabajo, y es cierto. Si no escribes, no avanzas.

Hoy quiero contarte cómo organizo mi sesión de escritura. Aprender a trabajar los elementos que componen una historia me ha ayudado a organizarme, y por eso, a día de hoy, soy capaz de trabajar con tres novelas a la vez.

Pero antes de empezar a contarte mis rutinas, hago un inciso: ten claro que tú situación nunca será la mía, y que mí situación no será la tuya. Pueden parecerse, pero no serán iguales. Empezar una rutina de escritura requiere constancia, y lo primero que hice fue sacar todas esas ideas y proyectos de mi cabeza y ponerlos sobre un papel. Así es más fácil decidir qué vas a hacer con cada uno. En este aspecto, escribo en un bullet journal, y me funciona muy bien como herramienta de trabajo.

Por otro lado, tengo que decirte que vivo en una casa, y mi pareja y yo la estamos reformando. Además, aún no tengo mi propia habitación de escritura y escribo en el comedor, a menudo con la televisión puesta, ya que él es tele-adicto. Como ves, hay muchas interrupciones, pero mi meta es clara: escribir.

Ahora sí, empecemos.

Mi rutina de vida es la siguiente:

Me levantó a las 5 de la mañana para ir al trabajo nutricional al que dedico 8 horas, y al que hay que sumarle el trayecto de ida y vuelta a casa. Durante el trayecto en coche, escucho audios sobre escritura para aprovechar el tiempo. Esto es de lunes a viernes.

Una vez en casa hago la comida, comemos y me ducho. A veces termino de esas responsabilidades sobre las 16h de la tarde, otras veces son las 15.30h, depende de si la ducha incluye lavarme el pelo o no, o si me ha llevado más tiempo hacer la comida, o si tengo que adelantar una lavadora.

Cuando al fin puedo sentarme, enciendo el portátil. En esta fase dedico toda mi atención a un solo capítulo de mi novela y me lo tomo con calma. Analizo un capítulo por día. Depende de cómo esté escrito el capítulo, o si anteriormente decidí cambiar algo de la trama, me lleva más o menos tiempo corregirlo y ponerlo decente. En cuanto termino, dedico un rato a leer un capítulo de una lectura cero que estoy terminando.

Después, cojo la libreta donde ya tengo planificada otra novela (ya sabes que me gusta escribir en libretas), y transcribo media página a un Word. Esto me servirá, más adelante, para crear la escaleta en el propio Word, y es una novela que empezaré a escribir en 2021.

A continuación, hago un paréntesis y meriendo un poco. Este descanso me permite despejarme antes de sentarme en el sofá y coger la libreta donde planifico otra historia que estoy preparando para empezar a escribir en 2022. Sí, es un año que todavía queda lejos, pero sé, por experiencia desde que aprendí a planificar, que las novelas necesitan de mucha reflexión, sobre todo para la creación de los personajes, así que voy avanzando historias.

Suelo terminar mi rutina de escritura sobre las 19h o 19.30h de la tarde, y luego me dedico a responder mensajes que tenga pendientes, a ver videos, o a echar un vistazo a las redes, sobre todo a Instagram, que es donde más estoy. Sin olvidar la cena, claro 🙂

Esta rutina de escritura la trabajo de lunes a jueves. El viernes es un poco diferente, ya que salgo a hacer las compras de la semana. A veces, solo dedico un rato a corregir un capítulo de la novela y luego me permito descansar y desconectar.

El sábado y el domingo son variables porque tengo la casa en obras, como ya te he comentado más arriba, y entre mi pareja y yo lo hacemos todo, por lo que no puedo bloquearme un tiempo de escritura; y esto sin contar los quehaceres como limpiar, poner lavadoras, tender… Aun así, hay días que puedo avanzar algo, sobre todo por la mañana, cuando él todavía duerme y yo me levanto sobre las 8h. Aprovecho ese tiempo para adelantar las publicaciones de Instagram. Si sigues mi cuenta: @yolandabrunes, ya sabrás que los lunes son variables: empecé a desvelarte cómo planifico una novela: #ProyectoChica, pero eso ya terminó, y ahora publico #RetosCreativos. Los miércoles hago #PreguntasParaEscritores y el viernes publicito el post del blog.

Y por las tardes, me siento a leer, o a ver series o películas, y a descansar y desconectar.
Como ves, la escritura es un trabajo, igual que el que llevas a cabo fuera de casa. Si de verdad te gusta escribir, sabrás lo gratificante que es terminar tu tiempo de escritura y ver que cada día avanzas un poco más hasta llegar a cruzar la meta y terminar esa novela.

Esta es mi manera de organizarme. El secreto está en la constancia, en las ganas y en enfocar mi energía en lo que quiero  conseguir. Y si un día estoy más cansada y veo que las ideas no fluyen, me pongo a trabajar igualmente. He establecido mi rutina de lunes a jueves, y no quiero faltar a esa cita conmigo y con mis personajes.

Consejos a tener en cuenta para organizar tu tiempo de escritura

Identifica tus horas libres

Ya te he desvelado las horas que tengo libres y las que no. La planificación de tu tiempo debe adaptarse a tus circunstancias reales. No abarques más de lo que te puedas permitir o acabarás frustrándote y dejando de lado la rutina que has empezado.

No todo es trabajar, también hay que descansar para desconectar

Cuando decides organizar tus sesiones de escritura, puedes empezar con muchas ganas y poco a poco vas perdiendo esa energía porque no te permites desconectar. Saber tomarte un descanso también es importante. En el caso de mi rutina, me lo tomo cuando llega la hora de la merienda. Busca tu propio descanso y desconecta, aunque sean 15 minutos, te sentarán bien.

Crea una rutina y ve incorporando otras cosas poco a poco 

Debes sentirte cómoda con la rutina que has creado, y esto es importante. Yo empecé con poco: revisar la próxima novela y transcribir una historia ya planificada a un documento Word. Tanteé esa rutina durante una semana y cuando vi que tenía más tiempo libre y podía incorporar otras tareas, metí la lectura cero y la planificación de otra novela que escribiré en 2022. Lo próximo que incorporaré a mi rutina será aprender a maquetar.
Importante: si ves que empiezas a estresarte al incorporar otras tareas a esa rutina, quítate quehaceres. La escritura no requiere de estrés, requiere de atención, reflexión y diversión.

Delega

¿Eres de esas personas que no saben decir que no y se cargan de tareas que cualquier otro podría hacer? Si vives en familia, pide que respeten tus horarios de escritura, y si tienes que delegar tareas domésticas, hazlo. Tú también mereces tener tiempo para ti, y si ese tiempo lo quieres dedicar a escribir, ¿qué derecho tiene nadie a impedírtelo?

Diviértete 

Durante la escritura, procura divertirte con cada fase: crearplanificarescribir, releer, añadir información nueva que se te ocurra, volver a releer, corregir… Si logras divertirte con cada una de esas fases convertirás la escritura en un auténtico placer.

Tu tiempo de escritura es sagrado

No dejes que nada te distraiga de tu tiempo de escritura. Aparta el teléfono, déjalo en otra habitación o siléncialo para que no te moleste. Ya te he mencionado mis interrupciones: trabajar con la televisión de fondo. Al principio me costó, pero como escribir es prioritario, me acostumbré. Sin embargo, cuando veo que no me concentro, porque ese día estoy más cansada, me pongo los auriculares y escucho música instrumental, lo que me permite adentrarme en la historia sin prestar atención a lo que sucede a mí alrededor.

Centra tu foco y energía solamente en escribir

Ese es el secreto. Si logras enfocar tu energía 100% a escribir, sentirás que tu nivel de productividad aumenta exponencialmente. Muchas veces he escuchado que hay que enfocarse en una tarea concreta, y cuando lo conseguí, sentí que funciona de verdad 😀

En ese tiempo no existe nada más a tú alrededor, solo tú y tu historia

Ya lo he dicho antes: enfocarte en la tarea de escribir debe ser una prioridad para conseguir organizar tus sesiones de escritura. Quizá no te veas capaz de llevar adelante tres novelas a la vez, pero puedes incorporar otras tareas: un curso que tengas a medias, un artículo que has dejado apartado para leer más tarde, ver un video sobre escritura… Cualquier opción es buena mientras te haga avanzar en tu aprendizaje.

Visualiza la escena antes de ponerte a escribir

Un trabajo previo que hago es este: visualizar la escena mientras estoy cocinando. A veces, incluso tomo apuntes que me vienen a la cabeza antes de ponerme con la novela. Visualizar la escena te ayudará a concentrarte. Además, ya estás enfocando tu energía a tu tiempo de escritura, con lo que tendrás más ganas de que llegue ese momento de sentarte frente al ordenador.

Sé consciente de las interrupciones 

A menudo, cuando vas a ponerte a escribir, o cuando más inmersa estás en la escritura, llegan las interrupciones. Y es algo inevitable. Ser consciente de ello te permite no enojarte si esa interrupción se interpone entre tu tiempo de escritura. Porque hay interrupciones que no puedes eludir: si tu niño se ha puesto enfermo tendrás que prestarle atención. Igual que si tu padre o madre ha tenido un accidente. Aceptar que las interrupciones son reales te permitirá enfocarte en lo que es más importante en cada momento.

Ten en cuenta que tu rutina puede cambiar

Sí, es un fastidio, lo sé, pero también hay que ser consecuente con eso. Como ya he mencionado al inicio del artículo, trabajo de 6h a 14h, pero no siempre ha sido así. Cinco años atrás, trabajaba de turno partido. Es decir, tenía que comer en el trabajo y disponía de una hora. Pero ¿sabes qué? Que una hora da para mucho, y en cuanto terminaba de comer me iba al vestuario, cogía mi libreta y me ponía a escribir. De esta manera conseguí terminar una novela de vampiros, que es otra de las historias que tengo prevista reescribir ;P

Y hasta aquí este súper artículo. Espero que ver mi rutina te haya dado ideas para poder definir la tuya, o puede que incluso ya tengas una rutina de escritura. Si es así, me gustaría saber cómo organizas tu tiempo de escritura.

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *