Herramientas para escribir

Cómo superar el bloqueo del escritor

Has tenido un mal día, te has peleado con tu hermano, la amiga te ha dicho que no puede quedar contigo y te ha sentado mal, en el trabajo el jefe estaba de ‘no me discutas o te echo a la calle’… y notas que el corazón te late rápido, respiras con agitación y tu cabeza no deja de pensar en lo sucedido una y otra vez. Llegas a casa, te sientas frente al ordenador a escribir pero no te sale nada y acabas que no sabes dónde meterte. Tienes un bloqueo por estrés.

Pero existen otros tipos de bloqueo. Los bloqueos que te hacen dudar de tu escritura, cuando nada te parece correcto y lo que escribes lo borras porque no te gusta y tu mente se colapsa. No sabes cómo continuar la historia.

También está el bloqueo por comparación. Te comparas con otros escritores y ves que tu texto no es tan bueno y te entra ese miedo de pensar que a nadie le va a gustar lo que escribes.
Sea cual sea la razón de ese bloqueo, voy a darte algunos consejos para superarlos.

Meditar
Lo primero es relajar la mente para que la creatividad vuelva a fluir. Puedes hacer una meditación de pocos minutos que te ayudará a despejarte y ver las cosas más claras. Meditopia es una app para el teléfono que tiene meditaciones cortas para que puedas liberarte de ese estrés.

Ejercicio
El ejercicio te ayuda a quitarte el estrés y a despejar la mente. Puedes hacer yoga, pilates, bicicleta, ir al gimnasio, ponerte música y bailar… Hay muchas maneras de hacer ejercicio, que además de cuidarte, activa tus ganas de ponerte a escribir.

Pasear
Los paseos son tan gratificantes que cuando vuelves a casa regresas con energía renovada. Pasear por el bosque, descalza por un césped, pasear por la playa, por tu pueblo o ciudad, ya te permite desconectar de tus rutinas y volver a activarte.
También puedes sentarte en el banco de un parque y escuchar los sonidos de la naturaleza, del mar, de la gente, de la ciudad, y pensar cómo los incluirías en las descripciones de tu historia.

Visualizar
Cuando me encuentro bloqueada, a menudo me pongo una película o serie para que mi mente deje de pensar en problemas y, por un rato, se centre en una realidad visual. Esta realidad televisada puede aportarte soluciones, tanto para tus problemas de la vida real como para motivarte a seguir con la escritura.
Otra cosa que puedes hacer es salir por la noche a un sitio donde la luz artificial no te moleste para poder ver las estrellas. Mirar las estrellas es tan hipnótico como tranquilizador y puede hacerte reflexionar sobre tus personajes en la novela o sobre cualquier otro obstáculo que esté pendiente de superar en la historia.

Manualidades
Hacer manualidades es otra forma de entretenimiento a la vez que desbloqueas la creatividad. Puedes pintar un cuadro, crear muñecos de tela para colgarlos en el árbol en navidad, crear tus propios puntos de libro originales, hacer un boceto de cómo te imaginas la portada de tu libro… Infinidad de cosas que, a la vez que te diviertes te permitirán desatender tus obligaciones y liberarte del bloqueo.

Fotografía
Hoy en día no necesitas una cámara para hacer fotos, con el móvil es suficiente. Fotografiar paisajes o personas (sobre todo sé discreta si lo haces), te puede ayudar a describir con más exactitud los escenarios y personajes, y te enfocará a pensar en la historia de tu novela.

Leer 
Leer un libro enfoca tu atención hacia otra historia que no es la tuya y puede ayudarte a ver qué necesitas para continuar con tu novela. La lectura te permite fijarte en la estructura y cómo ese autor ha construido esa historia. Ya te conté cómo funciona El viaje del héroe.

Cambia de lugar
Cuando te acostumbras a un lugar de escritura este se vuelve una costumbre. Pero si te sientes bloqueada, prueba a cambiar de lugar de escritura. Vete a la biblioteca, al sofá, a un parque, al porche de tu casa o al balcón. Cambiar de lugar es como cambiar de aires y puede ayudarte a salir de ese bloqueo de escritura.

Ejercicios de escritura
También puedes empezar a hacer pequeños ejercicios de escritura. Los ejercicios te permiten romper la monotonía y pensar en historias diferentes, sacándote del bloqueo creativo.

Cambia tu metodología
También puedes cambiar tu forma de hacer las cosas y aprender a planificar. Te aseguro que la planificación te permite ver con nuevos ojos la estructura de la novela y te evitará muchos bloqueos que yo también sufrí cuando era escritora de brújula. Ya sabes que no es necesario que lo planifiques todo si no te sientes cómoda. Puedes consultar el artículo de cómo planificar y para cualquier duda solo tienes que escribirme y te ayudaré con mucho gusto 😀

Investiga 
Los bloqueos son el momento perfecto para avanzar en tu historia pero en otra dirección: buscando información. Aprovecha esos instantes de poca inspiración o falta de ganas de escribir para buscar imágenes para tus escenas, fotos de los personajes, información de un lugar concreto, ambientes, etc.

Hablar
Si tienes a alguien de confianza con quien hablar, puede ayudarte a salir del bloqueo aportándote una nueva perspectiva si le cuentas la razón por la que estás bloqueada. También puedes hablar con otros escritores en los que confíes para que te den su punto de vista.

Juegos de rol
Sí, jugar, como si volvieras a ser aquella adolescente. Los juegos de rol tienen algo muy bueno y es que te retan a pensar, a tratar de resolver los enigmas y entresijos para seguir con la aventura. Además, puedes fijarte en cómo los creadores del juego han desarrollado la historia y cómo la cuentan, cómo funcionan los conflictos, qué tipo de personajes se mueven en el juego, los escenarios… Puedes fijarte en un montón de cosas que pueden aportarte muchísimas ideas para tu novela. Te recomiendo que tengas el móvil o una libreta cerca, por si acaso tienes que anotar algo. También puedes grabar un audio de voz si te resulta más cómodo 😉

Vuelve atrás
Volver atrás significa pensar en el problema real que te bloquea. Si es porque no sabes lo que tu protagonista quiere conseguir, reflexiona, vuelve al principio de la historia y descubre por qué estás contando esa historia.

Miedo
Si el bloqueo se debe al miedo de creer que nadie te va a leer, piensa que no tienes porqué enseñarle tus escritos a nadie. Lo que importa es que sigas escribiendo para acabar la novela, porque terminar la historia te hará sentir que lo has conseguido y es muy muy gratificante. Ya te hablé de los miedos, y también de cómo reforzar la inseguridad del escritor.

¿Has sufrido alguno de estos bloqueos? ¿Cómo lo solucionaste?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *