Ideas para escribir

Cómo transformar a un personaje mítico

A lo largo de los años, los géneros literarios nos han mostrado varias caras de la misma figura mítica, como el vampiro. El vampiro puede transmitir dos cosas: terror o amor. Como ejemplos tenemos al famoso Drácula, que en sus tiempos estremeció a más de uno, sin embargo, Edward Cullen, sí, el de Crepúsculo, enamoró a más de una chica. Como bien demostraron estas dos novelas en su día, se puede coger un personaje mítico y convertirlo en algo que no se haya visto antes, dándole un nuevo enfoque.

Hoy te traigo una idea para transformar un personaje mítico. Y es que hay una fórmula mágica para transformar cualquier figura mítica en algo más y darle una nueva perspectiva: las preguntas. Sí, has leído bien, las preguntas son la clave para escribir una buena historia; y no solo se pueden utilizar para el mítico vampiro, porque también puedes hacer este ejercicio con hombres lobo, zombis, hadas, brujas, magos, lo que se te ocurra.

Escoge un monstruo o personaje mítico y busca las características principales que le definen. Para este ejemplo voy a continuar con el vampiro:

-Bebe sangre y es inmortal
-Tiene mucha fuerza y belleza
-Es agresivo, intuitivo y tenebroso
-Puede convertirse en otro animal (en murciélago en el caso de Drácula)
-Tiene súper oído y es muy veloz
-Es capaz de convertir a un humano en vampiro con un mordisco

Y ahora, en base a estos rasgos, pregúntate cómo darle una vuelta de tuerca generando preguntas:

-¿Y si el vampiro en vez de beber sangre inyectara veneno a sus víctimas a través de su mordedura?
-¿En qué especie se convertirían sus víctimas?
-¿O no se convertirían y a cambio infectaría al humano propagando una especie de virus?
-¿Y si se alimentara de reptiles para que su cuerpo de vampiro continuara fabricando veneno?
-¿Cómo lo llamarías en vez de vampiro?
-¿Continuaría teniendo cuerpo humano o se parecería más a un reptil con forma humana?

Cuantas más preguntas y respuestas, más completo quedará el nuevo perfil del personaje, y esta es una buena manera de transformar un personaje mítico en otro personaje completamente diferente.

Otro ejemplo de lo mencionado es el mago Merlín, muy famoso, y el mago Magnus Bane, de Cazadores de Sombras, quizá no tan famoso pero con una buena transformación que ilustra perfectamente el ejercicio propuesto.

¿Se te había ocurrido transformar un personaje mítico de esta forma? ¿Cómo lo haces tú para inventar personajes?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *