Diario de escritora

Escritura y meditación

¿Te has sentido alguna vez con un bloqueo que no te dejaba avanzar en la escritura? ¿O incluso sientes que has perdido esa conexión con los personajes? Yo lo he sentido muchas veces. Esto puede deberse a varios factores como: la falta de planificación, el cansancio, el estrés…

Hay varios remedios contra el bloqueo. Te dejo un enlace al blog de Celia Arias donde escribí un artículo sobre esto. Pero hay algo que, si todavía no has probado te recomiendo muy mucho que hagas: meditación.

Hace unos días se me ocurrió empezar a meditar antes de ponerme a escribir porque tenía la sensación de que, de esta manera, la escritura fluiría mejor. Y no me equivoqué. Es posible que no hayas meditado nunca, pero te aseguro que no tiene ningún secreto. Yo uso una aplicación para el móvil, se llama Meditopia y es gratuita. Hay algunas meditaciones de pago, pero las gratuitas son suficientes. Lo mejor de la app es que te ofrece meditaciones cortas de 3 o 5 minutos, no necesitas más para poder conectar con la historia de tu novela.

¿Cómo empezar a meditar?

En mi caso, me siento frente al ordenador, con el documento de la novela abierto, pongo la espalda recta en la silla y conecto la aplicación en el móvil. (Puedes silenciar el teléfono para que no te molesten las entradas de otros mensajes). Cierro los ojos y escucho la voz que me habla. Suele ser una voz dulce que te transmite serenidad. Mientras la escuchas, entras en un estado de relajación y tranquilidad. Tienes que dejarte llevar por la sensación que te transmite. Cuando termina la sesión ya puedes ponerte a escribir.

¿Qué te aporta la meditación?

La meditación te ayuda a dejar la mente en blanco (si no lo has hecho nunca cuesta un poco al principio, pero al final se consigue 😉 Logra centrarte en tu objetivo: escribir, porque permite que te concentres en el aquí y el ahora, en el instante en el que te encuentras. Te ayuda a controlar el estrés, a conocerte más internamente, y también te ayuda a encontrar un equilibrio que a veces no sabes ni que necesitas. Como ves, no solo es beneficioso para la escritura, sino también para tu bienestar personal.

Parece que te estoy hablando de una droga, pero no lo es en absoluto. Es lo más sano que le puedes dar a tu cuerpo y sin temor a contraindicaciones que vayan contra tu salud.

¿Te animas a fusionar escritura y meditación?

Cuéntame si has probado a meditar antes de escribir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *