Diario de escritora

La escritora y el síndrome de Diógenes

¿Eres de esas personas que siguen un montón de blogs de escritura? ¿Tiendes a acumular información que al final no tienes tiempo de leer?

En algún otro post ya he comentado que internet no existía cuando empecé a escribir. En la época de los 80 no era fácil encontrar información sobre escritura, ni siquiera en las bibliotecas.

El síndrome de Diógenes es un trastorno que se caracteriza por la acumulación de objetos o basura, aunque sea en formato digital. Cuando nació internet y empezaron a salir blogs de escritura empecé a acumular información.

Me apunté a seguir un montón de blogs. Seguía tantos que no me daba tiempo a leer todos los artículos sobre escritura que se publicaban y empecé a guardar esos post. Los guardaba en el ordenador, algunos los copiaba a un Word y me decía: cuando tenga tiempo lo leo. Algunos los imprimía, los convertía en pdf y los metía en carpetas. Llené un par de cajas con papeles impresos y documentación variada que pensaba leer algún día, pero ese día no llegaba.

A día de hoy sigue habiendo tanta información en internet que hubo un momento en que tuve que detenerme, me había colapsado. Y cuando puse el freno es cuando realmente analicé la situación. ¿Para qué quiero tanta información si no la pongo en práctica? ¿De qué me sirve tener todo ese contenido y no leerlo?

A partir de aquí empecé a pensar cómo sacarle partido a esos artículos. Analicé mi escritura e hice una lista de mis puntos a reforzar:

  • Aprender a mejorar las frases cambiando los verbos abstractos
  • Reducir las palabras acabadas en –mente
  • Aprender cómo y cuándo se utilizan los tiempos verbales ‘había y hubiera habido’
  • Cuándo usar los gerundios
  • Cuándo mostrar o contar
  • Etc.

Cuando tuve la lista de mis debilidades empecé a trabajar para reforzarlas. Las trabajé una a una, a conciencia, (continúo con esa labor a día de hoy), y esa fue la manera de sacarle partido a toda aquella información que tenía acumulada.

Otra decisión que tomé fue quedarme con las suscripciones a los blogs que más me aportaban y que más leía.

Si te sientes identificada con este síndrome de Diógenes, tú también puedes crear esa lista de puntos a reforzar que mejorarán tu escritura. Sácale el máximo partido a esa cantidad ingente de artículos que corren por la red y ponle freno a la acumulación de información.

Si necesitas ayuda para mejorar la gramática te recomiendo que visites el blog de Celia Arias donde te explica todo lo que necesitas saber para reforzar esos puntos más flojos. Te dejo aquí el enlace a su blog.

¿Has pasado por esta situación? ¿Eres una acumuladora de artículos de escritura igual que lo fui yo?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *