Errores de escritora

Presentar a muchos personajes a la vez

Presentar a muchos personajes a la vez en tu historia es lo peor que se puede hacer. En mi transcurso como aprendiz de escritora, y antes de publicar mi primera novela: La chica estelar, escribí otras cinco novelas que siguen en el baúl de los recuerdos.

Cuando decidí abrir esta sección de errores de escritora, recuperé esos manuscritos y empecé a leer para extraer los errores que cometí sin tener ningún tipo de formación. Cuando empecé a escribir no existía internet y tampoco había cursos de escritura a los que pudiera asistir; así que escribía influida por mis lecturas, que entonces eran más lecturas de manga que novelas, y eso se nota. Por eso, hoy te voy a hablar de este primer error que cometí cuando empezaba: presentar a muchos personajes a la vez.

El motivo principal para evitar presentar a muchos personajes a la vez se debe a que el lector no asimilará tanta información de golpe cuando empieza a leer una historia que para él es nueva. Tú la has leído y releído un montón de veces, pero para el lector es algo nuevo, no está familiarizado con la novela, y es por eso que no se deberían presentar muchos personajes a la vez. Te copio un ejemplo de ese párrafo donde describí a ocho personajes distintos, copiado tal cual y sin corregir, porque los errores gramaticales son otro tema del que hablaré más adelante.

Aya tenía dieciocho años e iba al instituto. Le gustaba estar ágil y en forma, y a menudo salía a correr. Su pelo era de un peculiar color lila, además de liso y largo hasta la cintura, y sus ojos verdes eran como dos piedras preciosas. En la ciudad de Isthar, se había puesto de moda llevar el pelo de colores llamativos y Aya no era una expción. Junto con otros siete compañeros del colegio habían formado una pandilla de amigos inseparables. Por un lado, estaba Akemi, la amiga más íntima de Aya. Akemi tenía el pelo teñido de un verde pastel, con unos ojos azul cielo, y era una de aquellas personas que dicen lo que piensan, aunque te hagan daño. Después, estaba Hiro, el novio de Aya. Este llevaba el pelo de punta, no muy largo, con reflejos castaños y tenía los ojos verdes como Aya, pero más oscuros. Él era celosos, pero al fin y al cabo buen chico. A continuación, había dos chicas más en el grupo, una era Ayuri, y la otra Reika. La primera, bastante tímida, llevaba el pelo rosa y tenía también los ojos azules pero más oscuros que los de Akemi. En cambio, Reika, llevaba el pelo rojo, y sus ojos eran más bien de un tono violeta oscuro. A Reika le gustaba vestir de cuero, y su carácter era de una chica poco fina. Todas tenían pareja, y la de Akemi era Shin. El chico era rubio con reflejos castaños, y sus ojos eran de color almendra. Respecto a su carácter, era afable con todos pero no se dejaba dominar fácilmente por una rencilla. En cambio Niki, tenía más mal carácter cuando se enfadaba. Él era el novio de Reika, y su físico era de un chico fuerte, con el pelo castaño y reflejos verdes, parecía un punk, aunque no vestía como ellos.

¿Qué te parece? Todo muy confuso y difícil de asimilar, ¿verdad?

La solución a este embrollo es sencilla: ve presentando a los personajes a medida que narras situaciones en distintos escenarios. Lo mejor es que te fijes cómo lo hacen otros escritores, escoge un autor o autora que te gusten y mira cómo presentan a sus personajes.

Espero que mostrarte mis errores te ayude a evitar y/o corregir los tuyos.

¿Te has encontrado con este tipo de error en tus escritos?

Cuéntamelo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *