Diario de escritora

Rebelde con causa

¿Te ha pasado alguna vez que alguien te ha dicho: eso no se puede hacer? A mí sí, y varias veces. A lo largo de la vida he ido encontrándome con personas así y es algo inevitable. Inevitable que te encuentres a esas personas, no que eso no se pueda hacer. Pero siempre he sido una rebelde, y esta vez con causa 😉

Estas situaciones se desatan cuando le hablas alguien sobre aquello que te gustaría hacer y te dice: eso es imposible, no vas a lograrlo, mejor ni lo intentes… y te vienes abajo porque crees que estás diciendo locuras y que de verdad no es posible.

En estos casos, mi parte rebelde se despierta y piensa: ya lo veremos.

Pero hay algunas excepciones, claro, porque si yo fuera diciendo por ahí que voy a llegar a la luna sin un cohete y sin un traje aeroespacial, obviamente no estaría aplicando la lógica. Y la lógica es algo que tengo en cuenta a la hora de decidir si ese algo se puede hacer o no, siempre dentro de mis capacidades. Se puede caminar por una vía de tren vigilando que no te atropellen, ¿verdad? 😉

Cuando empecé a escribir, hubo una persona que me decía: menuda tontería, no sé para qué haces eso, no te va a llevar a ninguna parte.

Pero no dejé de escribir y recientemente he publicado la novela de La chica estelar en Amazonhice presentación un mes después y he salido en dos entrevistas de radio, en dos programas diferentes.

Otra de las veces que me han dicho: no se puede, es cuando comenté que mi idea es escribir una novela al año.

Hemos empezado el año nuevo y ya tengo un borrador, incluso la portada del nuevo libro y el título: Pies Descalzos.

Mi próximo reto, y al que ya me estoy enfrentando, es vivir de la escritura. Y ya ha habido alguien que me ha dicho: no se puede.

Bien, si Laura Gallego puede, ¿por qué yo no? Hay lectores que me han comparado con esta gran escritora a la que leo y sigo desde hace años.

En resumidas cuentas, ¿crees que es verdad que no puedes hacer lo que sea, siempre dentro de una lógica y de tus capacidades? ¡Pues claro que se puede! Los únicos límites son aquellos que te pones tú.

Cuéntame, ¿te han dicho alguna vez que no se puede?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *