Diario de escritora

¿Sabías que las ideas surgen de cualquier parte?

Una de las preguntas frecuentes que suelo escuchar en las presentaciones o en conversaciones con otros escritores, es de dónde surgen las ideas.

Cuando lees un libro con el que has disfrutado y que te ha parecido una gozada, sueles preguntarte cómo lo hace el escritor para tener esas ideas y conectarlas entre sí. Y lo cierto es que la creatividad está en todas partes, solo tienes que fijarte en lo que te rodea.

Las ideas pueden venir de un personaje que el escritor ha visto en una serie, película, o incluso en la vida real, y decide adaptar la personalidad, o cualquier otro concepto que le haya llamado la atención, para crear su propia historia.

También pueden surgir de una noticia: un ladrón roba en una casa, despertando al dueño, y se excusa diciendo que necesitaba internet para conectar el móvil, por ejemplo. Las noticias son una buena fuente de invención.

A veces, una imagen puede inspirar una historia. A mí me pasa a menudo. Una simple fotografía me inspira para crear e imaginar. Hace poco vi un dibujo de una pareja bailando y empecé a hacerme preguntas: ¿quiénes son estos dos personajes enmascarados que bailan juntos? ¿Dónde están? ¿Por qué han ido a esa fiesta? ¿Se gustan o él es un ladrón y ella una justiciera? ¿Se conocían de antes? ¿Viven en la misma ciudad? Y así hasta dar con el hilo que hará surgir la historia. El truco siempre está en hacerte preguntas y descubrir quiénes son esos personajes, hacia dónde van, qué quieren conseguir y por qué.

Pero una idea también puede surgir de un sentimiento, una emoción, como el miedo, el amor, la amistad, el bullying, la felicidad, etc. Son emociones que todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas y que harán que el personaje conecte con el lector.

Una conversación que escuchas en el tren, o en al autobús, o incluso si vas en el coche con tus padres o amigos, puede ser un disparador creativo para inventar y contar una novela.

Así que sí, las ideas están en todas partes y de todas ellas se pueden crear historias memorables para que el lector las disfrute y no las olvide jamás.

Cuéntame: ¿cómo nacen tus ideas? ¿y cómo las desarrollas luego para obtener una historia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *